Mostrando entradas con la etiqueta Louis Pergaud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Louis Pergaud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de junio de 2012

Lara y La guerra de los botones



Hola, soy Lara Martín, alumna de 2º ESO B, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.
El libro trata de una guerra muy curiosa entre niños de dos pueblos diferentes: Longeverne y Velrans. La curiosa guerra de la que trata este libro es porque los niños lo hacían, por supuesto, sin que sus padres se enteraran, ya que en esa época, los padres pasaban de sus hijos; para ellos era normal ver a sus padres borrachos, etc. Lo que hacían era a sus adversarios quitarle los botones de sus camisetas y de los zapatos, construyendo con todos los botones un botín de guerra.
Pero el grupo del pueblo de Longeverne es traicionado por uno de ellos. Los niños luchan con palos, piedras, etc., siempre después del colegio, hasta que decidieron construir una cabaña donde guardaban los palos, las piedras, el botín de guerra.
Un chico del pueblo de Longeverne decidió contárselo a sus padres, y éstos a los demás, prometiendo así los niños que no lo volverían a hacer.
El libro me ha gustado mucho ya que resalta el valor de la amistad y de la importancia de los amigos, resaltando también el tema de la venganza. Yo se lo recomiendo a las personas que les gusten los libros de aventura, porque es un libro sencillo y muy divertido.




martes, 12 de junio de 2012

Alberto recomienda La guerra de los botones



Hola, soy Alberto Navarro, alumno de 2º ESO B, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, de Louis Pergaud.
Este libro narra la historia que sucede en la Segunda Guerra Mundial entre dos pueblos vecinos de Francia, llamados Longeverne y Velrans.
Entre los niños del pueblo Longeverne crean estrategias para hacerle travesuras a los del otro pueblo, que responden de la misma manera, pero esta rivalidad no es nueva, pues desde siempre, estos dos pueblos se han odiado.
El protagonista principal es un niño llamado Lebrac; es el líder de los niños de Longeverne por ser el más mayor y el más fuerte.
A Lebrac se le ocurre una idea: crear una guerra entre los niños de ambos pueblos; esta guerra será mucho más inocente, pues tratará de quitarles los botones de la ropa a los chicos del otro pueblo, y quien tenga más botones será el vencedor.
Durante esta aventura los niños de Longeverne se hacen más amigos entre si y llegan a un nivel de compañerismo cada vez mayor. Además, Lebrac se enamora de una chica judía del pueblo con la que al final tiene una bonita relación.
Durante la guerra los niños de ambos pueblos van consiguiendo los botones y los guardan en sus respectivos escondites.
En una mala jugada de los niños de Velrans, éstos se hacen con todos los botones que habían conseguido los niños de Longeverne. Al final, consiguen recuperar sus botones, al descubrir el escondite de los niños de Velrans, aumentando mucho más la rivalidad entre ellos.
El libro me ha dejado mucho que desear pues hay algunas frases que no me han gustado, pero la historia, que es lo que cuenta en realidad, me ha parecido muy buena y emocionante.
Yo lo recomiendo a quienes le gusten los libros de risa y travesuras.


miércoles, 23 de mayo de 2012

Una vez más, La guerra de los botones



Hola, soy Javier, alumno de 2º ESO A, y os presento una nueva audioexperiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.
Los niños de los pueblos Longerne y Velran se pelean cada año en unas canteras que están a la misma distancia de ambos pueblos.
Al comenzar el otoño, los hermanos Lebrac son insultados por un grupo de velranos y cuando llegan al colegio, se lo cuentan a sus amigos longevernos, con lo que comienza la guerra.
La siguiente tarde, al llegar al campo de batalla, Pacho, el general longeverno, decide llamar la atención del ejército velrano, mientras sus tropas permanecían escondidas, pero no dio resultado.
Al día siguiente capturaron a otos dos guerreros y les arrancaron los botones.
A la manaña siguiente el profesor Simón castigó a Pacho, que no pudo presenciar el comienzo de la batalla de esa tarde. Al terminar el castigo Pacho intentó que no capturaran a Pardillo, pero capturaron a Pacho, y le arrancaron los botones y le destrozaron su ropa. Así, tuvieron la idea de tener botones e hilo de repuesto, pues si los padres les veían con la ropa rota, les pegaban. Para llevarlo a cabo, necesitaban que cada uno pagase una perra mensual.
La hermana de uno de los guerreros más importantes, la hermana de Tintín, se ofreció para coserles los botones y la ropa a los guerreros.
Una vez recaudado el tesoro, eligieron al tesorero, que fue Tintín, pero se le cayeron los botones en medio de clase y el maestro le pilló, así que decidieron construir una cabaña en una estratégica posición; estaba cerca del campo de batalla pero los velranos no la podrìan ver. También dejaron las armas en la cabaña.
Una tarde capturaron al general enemigo y le quitaron sus ligas. En una de las tardes más gloriosas para el ejército longeverno, cogieron a cinco velranos. Guiñaluna, que ya había sido cogido otra vez, se hizo caca encima, literalmente, y no le dieron los longevernos ningún varazo.
Una mañana Pardillo y Vaquero, dos longevernos, se pegaron en el patio, y este último fue castigado. Como venganza, les dijo a los velranos la localización de la cabaña longeverna, y éstos la arrasaron. Pacho y compañía no tardaron en descubrir al traidor y le pegaron varazos. Vaquero se fue llorando y se lo dijo a sus padres, que se lo dijeron al resto de padres, que no tuvieron piedad y pegaron a sus hijos.
Este libro me ha gustado mucho porque parecía estar dentro del libro, ya que eran niños de mi edad y pensaban y reaccionaban como niños reales, digo esto porque yo también pensaba en algunos momentos igual que ellos.
Este libro me parece un claro ejemplo de compañerismo, pues todos se ayudan, y de ingenio, pues es muy difícil tender emboscadas y desviar la atención en la manera en la que ellos lo hacen. Por otra parte, había cosas un poco exageradas, pero nada importante. Lo que más me ha gustado es que era un libro con mucha acción, y en cada página ocurría algo que mantenía entretenido al lector.



sábado, 19 de mayo de 2012

La guerra de los botones



Hola, soy Andrea Gimeno, alumna de 1º ESO D, y os presento una nueva audioexperiencia lectora para nuestro blog Apuntes de Lengua y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.
El relato trata de una pelea entre niños. En La guerra de los botones se divide el libro en tres historias: el primer relato trata de como los Velranos y los Longevernos se enfrentan cara a cara para pelear. Al final de las peleas los que ganan les quitan prendas como pantalones, gomas, camisas, botones, ya que ambos pueblos no son ricos pero tampoco pobres. La guerra entre ambos niños es ya que viven en diferentes pueblos y eso para ellos es mucha rivalidad.
En la segunda historia lo que los Velranos intentan es conseguir todas las prendas que pueden para ser más ricos y después iban vendiendo poco a poco lo que ganaban, y con el dinero que ganaban celebran una fiesta de victoria con bebidas alcohólicas y patatas.
Y en el tercer relato cuentan como los Velranos hacen un refugio, una casa de visita y reuniones para el equipo en la que todos participan para sacar adelante su gran idea.
Este libro no me ha gustado mucho ya que en él hay muchas palabrotas, se lo recomiendo a la gente que le guste la guerra, las palabras no bien dichas como "pa él" en vez de "para él"; por lo demás, el libro está muy bien.

jueves, 3 de mayo de 2012

De nuevo, La guerra de los botones


Hola, soy María Peinado, alumna de 2º ESO C, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog Apuntes de Lengua y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.

Este libro trata de las batallitas entre dos pueblos, Velrans y Longeverne. El autor hace ver que el pueblo más fuerte es Longeverne, y por eso, bajo mi punto de vista, se centra mucho más en éste y en los niños que componen su ejército. Éstos son: Pacho, al que le gustaba la Marie de Tintín, que es la hermana de Tintín otro de los componentes del bando de Longeverne, así como Gran Clarc y Chiqui Clarc, que son hermanos, Botijo, Gambeta, Vaquero, al que le gusta Tabbie, pero a ella le gusta otro integrante, Pardillo.
Todos estos adolescentes son muy inteligentes a la hora de armar el plan para la batalla, y por esto ganan casi siempre, pero no siempre; por ello, tenían un tesoro con botones, tirantes, gomas ..., ya que a lo que atrapaban les quitaban todo aquello que mantuviera su ropa de la manera adecuada.
Para guardar su tesoro, hicieron una cabaña, que al tiempo fue destruida por los Velranos que recibieron un chivatazo; entonces, ¿quién fue el traidor? ¿Quién conseguirá la victoria final y por tanto, el honor de su pueblo?

A pesar de que el libro me ha gustado, pienso que alguno de los valores como son la venganza o el odio, no son los que se dice apropiados, aunque por otra parte, la manera en la que se hace hincapié en  la amistad de los integrantes de ambos grupos es muy buena.
Por último, para mi este es un libro completamente recomendable para aquellas personas a las que les diviertan las historias entre dos pueblos.




martes, 1 de mayo de 2012

La guerra de los botones


Hola, soy Cecilia de Tapia, alumna de 1º ESO D, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.

Este libro cuenta las hazañas entre dos pueblos rivales, Longeverne y Velrans.
Todo empezó cuando unos niños de Longeverne descubrieron a los de Velrans cazando en sus tierras. Rápidamente se lo fueron a decir a Pacho, el jefe de la patrulla de Longeverne y no dudó en declararles la guerra. A partir de aquí, cuando salían de la escuela, iban a un pequeño bosque donde se encontraban con los de Velrans. En estos enfrentamientos tenían que luchar hasta apresar a uno o varios contrincantes, y una vez separados de su grupo, les arrancaban los botones de la camisa, de los pantalones ..., y además les cortaban los cordones de los zapatos.
Un día en la escuela, Pacho no se aprendió la lección, y tuvo que quedarse toda la tarde sin poder luchar; esta misma tarde, en el enfrentamiento, cogieron a Gran Clarc y Chiqui Clarc, dos guerrilleros de Longeverne. Cuando Pacho terminó el castigo y se enteró fue en su busca pero a él también le cogieron. Al llegar a su casa su padre le dio una paliza porque su ropa era nueva y la había destrozado en la pelea.
Después de varios enfrentamientos, todos sacaron una conclusión: deberían comprar botones, cordones, aguja e hilo para poder coserlo y no llevarse doble paliza por parte de sus padres. Así lo hicieron; compraron todo los necesario y, la Mari, que así llamaban a la hermana de Tintín, se encargaría de coser los botones. Pero esto no salió bien porque Tintín, que se encargaba de llevar los botones conseguidos, no podía luchar para no arriesgar el tesoro, y además, recibía palizas por parte de sus padres y del profesor, pues pensaban que era él el que robaba los botones, así que decidieron construir una cabaña para guardar su tesoro y evitar problemas de este tipo, pero Vaquero, un traidor de Longeverne, les delató, y contó a los de Velrans dónde estaba la cabaña y no tardaron en destrozar y saquear el tesoro. Cuando se enteraron de la traición, pegaron y maltrataron a Vaquero, y éste, cuando volvió a su casa, contó todo lo que habían hecho, y a los demás les prohibieron volver a luchar, pero no pudieron impedirlo; se fueron preparando para la siguiente batalla.

Esta historia demuestra el valor de la amistad porque en el pueblo de Longeverne, todos intentan ayudarse en la escuela, luchando, etc. También demuestra que en todos los sitios puede haber traidores y mentirosos. Se lo recomiendo a la gente que les gusten los libros de emboscadas.





jueves, 12 de abril de 2012

La guerra de los botones



Hola, soy Elena Casas, alumna de 2º ESO B, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de lengua, y para el proyecto Kuentalibros.
En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, de Louis Pergaud.

Entre los niños de dos pueblos vecinos, Longeverne y Velrans, se ha declarado la guerra, que hará que se enfrenten a diario luchando con piedras y palos. Esto se produce siempre a la salida del colegio, en una zona boscosa situada entre los dos pueblos. Los protagonistas son algunos chicos de Longeverne, como Pardillo, Grillín, Tintín, Gambeta, dirigidos por Pacho.
La guerra no sólo consiste en pelear, sino que al integrante que capturen del bando contrario, le quitan todos los botones a su ropa e incluso los cordones de los zapatos.
Los Longevernos, cansados de las regañinas de sus padres por romper de tal manera sus ropas, decidieron hacer un botín de guerra; éste estaba formado por los botones que les quitaban a los Velranas y por algo de dinero destinado a comprar todo lo necesario para poder arreglar su ropa en caso de ser capturados, y también a celebrar alguna fiesta.
Consiguieron organizarse muy bien, incluso construyeron alguna cabaña en la que guardar el botín de guerra, los palos para luchar y en la que dar alguna fiesta. Cuando parecía que todo era perfecto, un integrante del ejército longeverno, Vaquero, debido a los celos que siente por Pacho, desvela a los Velranas la existencia de la cabaña y éstos la destrozan. Al enterarse sus compañeros, pegan a Vaquero y le destrozan toda la ropa. Éste, al llegar a su casa, les cuenta a sus padres todo lo ocurrido hasta entonces y éstos a los demás padres, por eso cuando los integrantes del ejército de Longeverne llegan a sus casas, sus padres les regañan como nunca y les hacen prometer que no volverán a luchar nunca más, pero ellos, convencidos del deber de defender a Longeverne, no dudan en volver a pelear.

Este libro, escrito en 1912, me ha parecido muy divertido y fácil de leer. La guerra de los botones refleja sobre todo el valor de la amistad, que hace posible que los Longevernos sean un ejército tan unido y fuerte. En él llama la atención la cantidad de vulgarismos que los niños y los adultos debido a la poca formación académica que reciben al vivir en una zona rural.

Recomiendo este libro a todo aquél que disfrute leyendo libros de aventuras y además, con continuos toques de humor que lo hacen muy divertido.

martes, 28 de febrero de 2012

La guerra de los botones






Hola, soy Sofía Solanilla, de 1º ESO D, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog Apuntes de lengua y para el proyecto Kuentalibros.

En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.

Entre los chicos de Velran y los de Longeverne se ha entablado una batalla en la que todos salen malparados con algún chichón, alguna descalabradura, robo de botones o de pantalones, además de un intercambio de los mejores y más selectos de los insultos.
Esta es la actividad esencial de los chicos, además del colegio, ir a la misa, el rosario y robar botones para coserlos cuando se los quitan los Velrans. Además, son traicionados por uno de los suyos y los Velrans encuentran su tesoro de guerra: todos los botones, hebillas, cordones de zapatos, tirantes, clavos robados, ligas y estampas. También deben pagar una perra al mes para ensanchar su tesoro de guerra.

Me ha gustado este libro porque es muy real y gracioso. Se lo recomiendo a la gente que le guste la batalla y la intriga.

lunes, 27 de febrero de 2012

La guerra de los botones



Hola, soy Belén Rijalba, de 2º ESO C, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog Apuntes del lengua, y para el proyecto Kuentalibros.
En el capítulo de hoy os presento La guerra de los botones, del autor Louis Pergaud.

La guerra de los botones trata de la rivalidad entre los chicos de dos pueblos vecinos, Longeverne y Velran. 
Esta enemistad ya existía en tiempos lejanos porque los Velrans no querían hacerse cargo de sus problemas,  sino que querían echarles el muerto a los otros. Los chicos se reunían todas las tardes para combatir entre ellos, insultarse, tirase piedras, etc. Luchaban con espadas de madera, y a quien capturaban, les quitaban los botones de su vestimenta y le azotaban en el culo con una vara o garrote. Después los liberaban y salían corriendo o lloriqueando porque sabían que sus padres les iban a azotar por llegar a casa sin botones en la ropa.
Estos chicos sólo se interesaban por luchar, no les importaban ni los estudios ni la escuela, aparte de que no les ayudaban en las tareas de la casa, y si lo hacían, era por obligación de sus padres.
Pacho, el líder de los Longeverne, no le interesaban para nada las lecciones del tío Simón; siempre estaba castigado, sólo quería jugar y pelear con los  Velrans, aunque también le importaba otra cosas, una chica, más concretamente la hermana de Tintín, fiel soldado y amigo que siempre estaba dispuesto a todos.
En todos ellos había muchos valores humanos, tanto buenos como malos.


Este libro nos muestra diferentes valores tanto como si son positivos como si son negativos, valores como la valentía de los chicos al robarles utensilios a sus padres, sabiendo que si los pillaban, les iban a pegar. Traición por parte del vaquero a sus amigos, contándole al bando contrario donde se encontraba la cabaña, pero sobre todo un valor o concepto muy importante que refleja este libro, y es que todos unidos consiguen lo que se proponen.