martes, 23 de junio de 2015

Este verano, si quieres que lean, abre la mente


Te proponemos algunos consejos para fomentar la lectura veraniega entre los más y los menos peques:


1.-Da ejemplo como lector
Asegúrate de que su hijo/a  te vea leer y escribir, ya sea el periódico, tu novela de verano o perfilar la lista de la compra.
Cuéntales lo que estás leyendo y  habla abiertamente acerca de qué libros leías a su edad. Apaga la televisión, el móvil y la tablet para dar lugar a un momento tranquilo de lectura (si lees en digital la tablet mejor encendida, claro ). Cuando los niños ven que leer es una parte importante de la vida de los adultos que les rodean, entienden que leer también puede ser importante para ellos.

2.-Lectura con un punto divertido
No establezcas reglas sobre leer por un tiempo determinado o leer un mínimo número de páginas y no impongas la lectura o la emplees como un castigo.
¡Añade diversión y juego para que su hijo quiera repetir la experiencia!

3.-Conversa sobre lecturas
Conversa sobre los libros que habéis leído juntos, lo que le gustó, lo que no le gustó o cuál era su personaje preferido. Pídele que te cuente detalles sobre lo que está leyendo en cada momento.

4.-Leer en voz alta 
Leer en voz alta ayuda a los niños a practicar sus destrezas lectoras. Incentiva que vuelva a releer sus libros preferidos, esos que puede leer con facilidad. Abre la mente y entiende que la lectura va más allá de la literatura. Permite que lean sobre temas que encuentran interesantes, como la página de los deportes, una novela de detectives, su cómic favorito o una revista de música.

5.-Audiolibros para aguzar los sentidos
Si vas a pasar mucho tiempo en el coche o en casa,  los audiolibros son una opción estupenda, sobre todo para los más pequeños.
¡Escuchad juntos esa historia que tanto le gusta!
Es una manera excelente de favorecer  el desarrollo lingüístico.

6.-Relaciona los libros con actividades  vinculadas al verano y los viajes
Leer un libro sobre dinosaurios después de visitar un museo de historia natural o un cuento sobre castillos de arena cuando están en la playa, es una idea estupenda. Ayudar a los niños y niñas a relacionar los libros con sus propias experiencias contribuirá a aumentar su vocabulario y dotar estas experiencias de contenido.
Los niños mayores también pueden disfrutar ayudando a organizar planes de verano, investigando en la biblioteca o en Internet.

                                                            ¡ Felices lecturas veraniegas Kuentistas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada