jueves, 12 de abril de 2012

La guerra de los botones



Hola, soy Elena Casas, alumna de 2º ESO B, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de lengua, y para el proyecto Kuentalibros.
En el capítulo de hoy os presentamos La guerra de los botones, de Louis Pergaud.

Entre los niños de dos pueblos vecinos, Longeverne y Velrans, se ha declarado la guerra, que hará que se enfrenten a diario luchando con piedras y palos. Esto se produce siempre a la salida del colegio, en una zona boscosa situada entre los dos pueblos. Los protagonistas son algunos chicos de Longeverne, como Pardillo, Grillín, Tintín, Gambeta, dirigidos por Pacho.
La guerra no sólo consiste en pelear, sino que al integrante que capturen del bando contrario, le quitan todos los botones a su ropa e incluso los cordones de los zapatos.
Los Longevernos, cansados de las regañinas de sus padres por romper de tal manera sus ropas, decidieron hacer un botín de guerra; éste estaba formado por los botones que les quitaban a los Velranas y por algo de dinero destinado a comprar todo lo necesario para poder arreglar su ropa en caso de ser capturados, y también a celebrar alguna fiesta.
Consiguieron organizarse muy bien, incluso construyeron alguna cabaña en la que guardar el botín de guerra, los palos para luchar y en la que dar alguna fiesta. Cuando parecía que todo era perfecto, un integrante del ejército longeverno, Vaquero, debido a los celos que siente por Pacho, desvela a los Velranas la existencia de la cabaña y éstos la destrozan. Al enterarse sus compañeros, pegan a Vaquero y le destrozan toda la ropa. Éste, al llegar a su casa, les cuenta a sus padres todo lo ocurrido hasta entonces y éstos a los demás padres, por eso cuando los integrantes del ejército de Longeverne llegan a sus casas, sus padres les regañan como nunca y les hacen prometer que no volverán a luchar nunca más, pero ellos, convencidos del deber de defender a Longeverne, no dudan en volver a pelear.

Este libro, escrito en 1912, me ha parecido muy divertido y fácil de leer. La guerra de los botones refleja sobre todo el valor de la amistad, que hace posible que los Longevernos sean un ejército tan unido y fuerte. En él llama la atención la cantidad de vulgarismos que los niños y los adultos debido a la poca formación académica que reciben al vivir en una zona rural.

Recomiendo este libro a todo aquél que disfrute leyendo libros de aventuras y además, con continuos toques de humor que lo hacen muy divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada