miércoles, 13 de junio de 2012

Legado



Hola, soy Sergio Gil, alumno de 1º ESO C, y os presento una nueva audio-experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos Legado, del autor Christopher Paolini.
Eragon y su dragona, Saphira, son la única esperanza de los Várdenos para salvarse de la tiranía de Galbatorix.  Por ello, ha empezado la guerra; los várdenos avanzan rápidamente y atacan sin encontrar mucha resistencia, pero en la anterior ciudad por la que habían pasado, no la conseguían conquistar con los soldados que habían conquistado allí. Por eso Roran, el primo de Eragon, se fue allí con otros soldados; trazó un plan muy astuto y consiguió conquistarla. Al ir acercándose, se les unieron los hombres gato al ejército de los várdenos. Al llegar,  se encontraron con otro jinete y su dragón: Murtag y Espina, así que no podían atacar directamente, sin inventar algún plan. Descubrieron unos túneles que llegaban al centro de la ciudad y por ahí se metieron Eragon, la Elfa y Ángela. Justo antes de llegar al final unos soldados capturaron a Ángela; al salir, los sacerdotes de la catedral los capturaron. Después de unos días apareció Ángela y los salvó. Se hicieron con la ciudad, pero Murtag capturó a la líder de los várdenos. Después del combate Eragon se fue a una isla del norte. Allí encontró un montón de dragones que les ayudarían a luchar contra Galbatorix. Así, llegaron a la capital y se les unieron los elfos que iban atacando desde el norte. Eragon, Saphira, y once elfos más, fueron hasta Galbatorix, mientras el resto luchaban contra los soldados. Con Galbatorix empezaron un combate mental y éste les empezó a ganar, pero Eragon lanzó un contraataque con toda la energía de los elfos y los dragones. Mientras, el dragón de Galbatorix, luchaba contra Saphira. En un momento, lanzó su lanza y lo mató. Mientras el cruel coronel de Galbatorix mata a la Reina de los Elfos, y Roran le atacó y consiguió matarlo. Después de la batalla, eligieron a la Reina del Imperio y a la Reina de los Elfos. En Bröengharg también descubrieron muchos huevos de dragón. Uno se rompió, eligiendo como jinete a Arya, que le puso nombre de Fírnen. Entonces, entregaron un huevo a los úrgalos y otro a los enanos para ver si eclosionaba.
Roran y su mujer, Katrina, tuvieron una hija a la que llamaron Ismira. Eragon y otros elfos se fueron de Alagaelsia para encontrar un lugar donde entrenar a los próximos jinetes.
A mi me ha gustado mucho el libro y se lo recomiendo a todos los que les gusten las historias de fantasías y de dragones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada