domingo, 17 de junio de 2012

Manolito Gafotas: trapos sucios



Hola, soy Cecilia de Tapia, alumna de 1º ESO D, y os presento una nueva audioexperiencia lectora para nuestro blog Apuntes de lengua y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos Manolito Gafotas: trapos sucios, de la autora Elvira Lindo.
Manolito Gafotas es un niños con unas grandes gafas que vive en Carabanchel Alto.
Todo empezó con el cumple de su hermano, El Imbécil, que se pidió la película de la Familia Adams, una Barbie voladora, y una pistola de ventosas. Como su madre quería que Manolito le pagara algo, le dijo que le pagara el vídeo. Esa tarde pasó de todo; empezó cuando íbamos a pagar el vídeo: yo saqué 200 pesetas y mi madre me regañó, porque con eso no lo podía pagar. También me insultó delante del tendero y me empezó a decir que si era un roñoso, y cosas así.
Luego le dije que por qué se gastaba tanto dinero para El Imbécil, y aquí se enfadó más aún, y yo creo que, si no me pegó una torta, era porque estábamos delante de un señor. Cuando llegamos a casa mi madre me contó todo al abuelo, y menos mal que él me comprende y me defendió de estar castigado, es el mejor abuelo del mundo.
Al poco tiempo, cogí la gripe y me puse muy malito, tenía mucha fiebre y me sentía fatal, aunque lo bueno es que no iba al colegio y que mi madre era mi asistenta personal para una semana, o para lo que durara la enfermedad. Su hermano fue al colegio y Manolito se quedó todo el día en la cama pidiendo a su madre todo lo que se le antojaba. Al mediodía fue a su casa el Dr. Morales y le recetó unas medicinas asquerosas que se tenía que tomar en cada comida. Por la tarde llegó El Imbécil y Manolito se revolucionó porque él siempre revoluciona a todo el mundo, y como mi madre se enfada con nada, me dijo que como ya estaba bueno, a la mañana siguiente iría al cole. Como ya estaba harto de estar encerrado en casa, al día siguiente se levantó con mucho gusto, pero él veía que nadie se levantaba y decidió ir al colegio solo.
Cuando entró por la puerta del colegio, vio que no había nadie; entonces creyó que era un sueño y, como molaba, decidió continuarlo, porque al ser un sueño él podía hacer lo que quisiese. Al entrar en su clase, vio a la Sita Asunción sentada sobre su mesa, e hizo los deberes con él. Cuando acabaron le dijo que parecía un poco cansado, que estaba sudando, y que por qué no se iba a casa, y eso hizo. De camino a casa, como era un sueño, decidió subirse a un árbol y volar. Cuando ya estaba arriba, le dio un escalofrío y se dio cuenta de que hasta en los sueños era un cagado. A partir de aquí ya no recordó nada porque se desmayó y al rato se despertó en su casa, con el médico, su padre y su madre alrededor suyo.
Cuando se encontró un poco mejor, le explicaron que como tenía tanta fiebre, hizo todo lo que os acabo de contar, y que pronto empezaría a mejorar; este fue el día más raro para Manolito.

Este libro es muy divertido y te hace pasar muy buenos momentos junto a Manolito. Se lo recomiendo a la gente que les gusten los libros de humor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada