martes, 29 de mayo de 2012

Pobre Manolito



Hola, soy Cecilia de Tapia, alumna de 2º ESO C, y os presento una nueva audio experiencia lectora para nuestro blog, Apuntes de Lengua, y para el proyecto Kuentalibros. En el capítulo de hoy os presentamos Pobre Manolito, de la autora Elvira Lindo.

Manolito es un niño de unos 10 años que vive en Carabanchel, y esta es su historia.
El orejones, el mejor amigo de Manolito, y Manolito, jugaban con un escarabajo pelotero que se habían encontrado. Al rato llegó Yihad, el chulito del barrio. Les dijo que había estado robando en la panadería de la Tía Porfiria, especializada en yogures pasados de su fecha y chopped rancio, y les propuso ir a robar juntos al día siguiente. Ellos, para no parecer menos, accedieron y quedaron en ir sobre las cinco de la tarde.
Todos os preguntaréis por qué a esa hora; pues es porque a esa hora la panadería está llena de niños, y entonces aprovecharían la confusión para robar.
Al día siguiente, todo salió perfecto; entraron y robaron todo lo que pudieron, y cuando la Tía Porfiria les preguntó que qué querían, dijeron que nada y se fueron. Cuando llegaron al parque del ahorcado, sacaron todo el botín. Iban a empezar a comer, pero el Orejones señaló a la acera de enfrente, y ahí estaban nuestras madres, tres mujeres con cara de enfadadas. Al verlas, Yihad echó a correr y su madre le persiguió. Al Orejones lo cogieron y se lo llevaron y, como no, a Manolito le tocó lo peor. Su madre le cogió de la oreja y le llevó a casa contándole los castigos que le iban a caer, y son estos::
1. No verás la televisión el fin de semana, y no preguntarás continuamente "entonces, ¿qué hago?"
2. No llamarás al Imbécil, el Imbécil y no preguntarás continuamente "¿alguien me puede decir cómo se llama el imbécil?
3. Comerás verduras sin decir "¡qué asco!"
4. No le esconderás la dentadura al abuelo
5. No le pedirás recompensa por encontrar la dentadura
6. No comerás bollycaos hasta nueva orden

Después de ponerle todos los castigos, su madre bajó a devolver todas las gominolas, pero ella no sabía que Manolito se había guardado unas cuantas en los calzoncillos, así que todavía le quedaban chuches de munición.
Este libro es muy gracioso y divertido, te hace reirte con las travesuras de Manolito y pasas muy buenos momentos con él. Se lo recomiendo a la gente que les gusten los libros graciosos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada